Bizcochos, Dulces varios

Rosquillas de anís esponjosas

Comparte!
  • 94
  • 14
  •  
  •  
  •  
  •  

No soy nada tradicional, no me suelen gustar los postres de toda la vida, qué le vamos hacer. Supongo que para gustos se hicieron los colores y que cada uno es como es, pero estas rosquillas de anís esponjosas me conquistaron desde el primer momento. Es una receta muy fácil con la que dejarás con muy buen sabor de boca a tus invitados.

He comido muchas rosquillas en mi vida y nunca había entendido por qué la gente se volviera tan loca por ellas. Supongo que no había comido las rosquillas indicadas.

Rosquillas de anís

Pero un día, andando yo trabajando destinada por mi Galicia adelante, sentada en la terraza de un bar, bajo unos soportales desde los que podía ver el bonito ayuntamiento de la villa de Porriño (Pontevedra), acompañando un café, me sirvieron las mejores rosquillas que he comido en mi vida.

Tanto me gustaron que cada día que podía iba a ese mismo sitio solo para comerlas. Quise preguntar a la cocinera por la receta, pero nunca me atreví. De eso hace siete años…

Y entonces, el curso pasado pregunté a mis compañeras si alguna sabría de una buena receta de rosquillas, de esas que quedan muy esponjositas, que pudiera compartir conmigo. Como aquellas que había comido en aquel bar de Porriño.

Y  lo conseguí… la receta de rosquillas de anís esponjosas perfecta.

Rosquillas de anís esponjosas

Las rosquillas son ese tipo de dulce atemporal, que a todo el mundo apetece, sea cual sea la fecha y el momento, aunque bien es cierto que son más típicas de épocas como la Semana Santa.

Pero hagas cuando las hagas, y hagas a quien se las hagas, vas a triunfar con ellas.

Rosquillas

Rosquillas de anís

Ingredientes para las rosquillas de anís esponjosas

  • 2 huevos L
  • 400 ml de nata 35% materia grasa
  • 160 g de azúcar
  • 700 g de harina (yo suelo utilizar harina con levadura incorporada)
  • 4 cucharadas soperas de anís
  • Ralladura de 2 naranjas (puedes poner limón)
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de levadura

Preparación

1. En un bol grande (yo utilicé la Kitchen Aid), bate los huevos con el azúcar.

2. Añade la nata, la ralladura de naranja o limón y el anís.

3. Es el momento de incorporar la harina, la levadura y la sal. Amasa hasta que los ingredientes estén bien integrados y la masa no sea excesivamente pegajosa. Debes poder manejarla sin que se te quede pegada a las manos. Si sientes que debes incorporar un poco más de harina hazlo muy poco a poco, porque corres el riesgo de añadir demasiada y que las rosquillas queden duras y secas. Otro truco es meter la masa en el frigorífico al menos una media hora para que la masa sea más manejable y no necesites añadirle harina. Pero este paso a mi nunca me hace falta hacerlo.

4. Para hacer las rosquillas, divide la masa en porciones de unos 10 o 15 gramos. Yo la amaso con los dedos haciendo como un rulo que termino uniendo bien para que nuestra rosquilla no se deshaga mientras la freímos. Haz un agujero un poco grande, porque al freírlas van a doblar su tamaño hasta el punto de que puede desaparecer.

5. Pon en un cazo o sartén una generosa cantidad de aceite. Calentamos bien en un principio, para luego bajar el fuego a medio bajo. Las rosquillas tardarán un par de minutos en hacerse, cuando las veas doraditas por fuera. Pero lo mejor es que abras las primeras para asegurarte de que no están crudas y así ir cogiéndole el truco.

6. Cuando las rosquillas estén doradas, ponlas en papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y espolvorea con azúcar glas.

Rosquillas esponjosas

Rosquillas de anís

Cómo hacer rosquillas de anís

Receta de rosquillas de anís

Guarda las rosquillas en un recipiente hermético para que aguanten más, pero te aseguro que su esponjosidad durará muchos días y que no necesitarás comprobarlo porque terminarás antes con ellas ;)

Miles de besos!

Mirta

Facebook

Comparte!
  • 94
  • 14
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous Post Next Post

Sin comentarios

Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.